Saltar al contenido

El acuario del Goldfish

El acuario es la casa de nuestros Goldfish, así que no hace falta mencionar la gran importancia que supone dominar todos los aspectos relativos al mismo acuario y los parámetros del agua:

El acuario para el Goldfish, forma y capacidad

El acuario es el hogar donde nuestros Goldfish van a vivir y desarrollarse día a día. Es de vital importancia que sepamos todo sobre la casa de nuestros peces, como el tamaño y forma recomendados, los parámetros del agua, el equipamiento, su limpieza, etc.

Para que el Goldfish aproveche al máximo el espacio y la capacidad de nuestro acuario, se recomiendan acuarios grandes y horizontales, ya que el pez se desplaza más cómodamente nadando en horizontal que en vertical.

Sabiendo que cada ejemplar va a requerir un mínimo de 40 litros, de ahí en adelante, cuanto más podamos ofrecerles mejor podrán desarrollarse y mayores tamaños alcanzarán. Por ejemplo, un acuario de 100-120 litros sería ideal para una pareja de Goldfish (teniendo en cuenta que todo elemento dentro del acuario le resta capacidad).

El acuario no debería tener menos de 50 cm de ancho, 40 cm de altura y 40 cm de profundidad. Con estas dimensiones mínimas, nuestros Goldfish serán capaces de moverse con libertad llegados a la edad adulta.

¿Cómo puedo medir el volumen de agua que tiene el acuario del Goldfish?

Hay una regla general bastante extendida para poder medir la cantidad de litros que puede albergar un acuario (aplicada a los cuadrados o rectangulares). Para ello, necesitamos saber el alto, el largo y el ancho, para luego pasarlo a cm³ (centímetros cúbicos).

Por ejemplo, si tenemos una pecera que mide 50 cm de alto, 50 cm de ancho y 100 cm de largo: 50x50x100 = 250.000 cm³. Tomando la siguiente referencia: 1cm³ = 0,001 litros, vemos que 250.000 cm³ serían X litros. Es una sencillita regla de tres, que seguiría así: X= 250.000 * 0,001/1 = 250 litros teóricos.

El volumen real se obtendría tomando el volúmen teórico, y restándole un 25%. En este caso quedaría: 250 – 25% (62,5) = 187,5 litros.

Hay que tener en cuenta que todos aquellos elementos y vegetación que se encuentren dentro del acuario, le van restando capacidad.

Cantidad de elementos y vegetación dentro del acuario

Como hemos mencionado anteriormente, cada elemento que metamos en nuestro acuario irá restando la capacidad total de agua que pueda almacenar:

  • La cantidad de sustrato
  • Las plantas
  • El equipamiento del acuario
  • Los elementos decorativos
  • Etc.

¿Utilizo un filtro externo (y no uno interno) para evitar restar volumen? Los elementos decorativos hacen que el acuario luzca bonito, sí, pero… ¿me habré pasado con la decoración? Al fin y al cabo, se trata de optimizar todo el espacio posible dentro del acuario.

Si disponemos de variedades cuyo nado es muy lento y dificultoso debido a sus condiciones físicas, se recomiendo no sobrecargar el acuario para evitar que se queden encallados y o no puedan acceder correctamente a determinadas zonas. Si este fuera el caso, presentarían dificultades a la hora de alimentarse.

Por otra parte, es importante que dentro de nuestro acuario no haya bordes puntiagudos ni elementos que puedan dañar a nuestros peces; las variedades con visión pobre o nado dificultoso podrían padecer las consecuencias si no ponemos fin al peligro.

¿Cuántos Goldfish puedo tener en el acuario?

Dependiendo del tamaño y la capacidad de nuestro acuario, podremos mantener más o menos Goldfish. Cada ejemplar de Carassius auratus requiere un mínimo de 40 litros para su óptimo desarrollo y crecimiento; lógicamente, cuanto más podamos aportarle, mejor y mas espaciosos se verán en su hábitat.

Debemos tener en cuenta que en el acuario para nuestros Goldfish pueden convivir otras especies de peces compatibles. Siempre y cuando cumplamos con las necesidades de todos, podremos mantener un acuario poblado y variado.

Goldfish en acuario

¿Dónde colocar el acuario?

Intentaremos situar el acuario del Carassius auratus en un lugar iluminado de la casa, idealmente sobre una mesa/mueble que pueda albergar la comida y el equipo que usemos en nuestro acuario. Pero debemos proporcionarles iluminación ambiental, no luz solar directa ya que esta favorecerá la aparición de algas.

Esto tiene su lógca: en caso de que no podamos proporcionarles luz artificial (por ejemplo si se nos ha estropeado la iluminación, se ha ido la corriente eléctrica en nuestro domicilio o en cualquier otra situación), siempre habrá disponible luz ambiental y el acuario no quedará completamente a oscuras.

Independientemente de si se encuentre en un lugar iluminado o no, siempre se recomienda ofrecerles luz artificial directa sobre el acuario, sobre todo si disponemos de plantas naturales que requieran de esta luz para desarrollarse y realizar la fotosíntesis.

¿A qué altura debe estar el acuario?

Aquí no hay ninguna norma general o necesidad que nos dicte la altura ideal a la que debería estar el acuario, seremos nosotros los que decidamos este factor en virtud a un efecto visual cómodo de contemplar.

Dependiendo del lugar en el que decidamos ubicar el acuario, lo observaremos de una forma u otra. Por ejemplo, si se encuentra en el salón, donde las visitas suelen reunirse y charlar, puede que sea recomendable ubicarlo a 50-80 cm sobre el suelo, para observarlo sentados desde el sofá.

¿Acuario tapado o destapado?

En función de si tenemos el acuario tapado o destapado, dispondremos de una serie de ventajas diferentes. Dependiendo de la situación y las necesidades de nuestro acuario, deberemos elegir si bajar la tapa o levantarla. Para ello, vamos a ver las principales ventajas:

Ventajas del acuario tapado

  • Reduce la evaporación: en épocas calurosas, la evaporación del agua es un factor a tener en cuenta, puesto que casi sin darnos cuenta el nivel del agua irá bajando de forma progresiva. Muchos son los casos de irse de vacaciones y volver con el nivel del agua por debajo del filtro interior (con el riesgo de que este se queme). Con el acuario tapado, el factor de evaporación se reduce.
  • Iluminación integrada: generalmente, los acuarios tapados incluyen la iluminación integrada en la tapa. Esto es una gran ventaja, puesto que nos ahorra el espacio requerido de pantallas y tubos fluorescentes sobre el acuario, así como el peligro de que estos puedan desprenderse. Suelen ser una opción muy recomendable para aquellas personas que están iniciándose en la acuariofilia.
  • Mantiene estable la temperatura: el acuario tapado favorece la estabilidad de la temperatura, sobre todo en invierno. Si estamos utilizando termocalentadores, puede sernos de gran ayuda para evitar un excesivo consumo por no conseguir mantener la temperatura fijada.
  • Protege de agentes externos: todo lo que sucede alrededor de nuestro acuario es susceptible de entrar en contacto con la superficie del agua: polvo, suciedad, insectos, pintura de las paredes que se pueda desprender, etc. Mantener el acuario tapado protegerá de todos estos agentes externos, que muchas veces pueden contener químicos (como en el caso de la pintura) que desestabilizarían los parámetros del agua.

Ventajas del acuario destapado

  • Favorece el intercambio gaseoso: si mantenemos el acuario destapado, el aire podrá entrar en contacto con la superficie de nuestro acuario y ayudará con el proceso de intercambio gaseoso (intercambio de oxígeno por dióxido de carbono (CO2)).
  • Permite incorporar pantallas de luz más potentes: si mantenemos el acuario destapado, tendremos que elegir las pantallas de luz que incorporaremos al acuario. Esto nos da una gran variedad de posibilidades, así que dependiendo de las necesidades de nuestro acuario, podremos elegir el tipo de iluminación perfecto para nuestro caso.
  • Podemos aprovechar la evaporación a nuestro favor: que el nivel del agua baje de forma progresiva, puede convertirse un factor a aprovechar: puede que sea el momento ideal para realizar la limpieza semanal y rellenar el acuario con agua fresca (sin pasarse, para evitar shocks y estrés por cambios bruscos).
  • Beneficia a las plantas flotantes: algunas especies de plantas flotantes son muy sensibles a la luz del acuario, y si mantenemos el acuario tapado, la luz integrada podría llegar a quemarlas debido a su proximidad. El tener un acuario destapado implica elegir el tipo de iluminación y su posición respecto al acuario.

La calidad del acuario. ¿Cuáles son y cómo se han de medir los parámetros?

Asegurarnos de que nuestro acuario tiene un agua de calidad es fundamental, puesto que es en ella donde nuestro peces van a estar las 24h del día. Una mala calidad del agua resultará, sin lugar a dudas, en muchos problemas para el pez y el equilibro biológico del acuario (por ejemplo, la aparición de algas).

Como norma general, podríamos realizar los siguientes tests para mantener controlada la calidad del agua:

  • Antes del cambio semanal del agua: para comprobar qué tal andan los parámetros y tener una referencia (hay quienes deciden incluso alargar unos días el cambio de agua si encuentran que los parámetros están dentro de los rangos óptimos).
  • 24/48h después del cambio semanal del agua: se ha de dejar entre 24 y 48 horas para que el agua introducida se asiente y los parámetros muestren su valores reales. Esta medición es muy recomendable, puesto que nos va a indicar la calidad del agua donde van a estar nuestros Goldfish hasta el próximo cambio de agua.

Para realizar los tests, existen varias opciones:

  • Tiras reactivas: se trata de unas tiras que tras el contacto con el agua, adquieren un color que nos va a determinar el nivel del parámetro medido. Suelen aportar una gráfica de colores, a la cual deberemos acercar la tira reactiva para verificar el nivel que nos da la medición.
  • Test en gotas: su funcionamiento también consiste en el cambio de color, pero son más precisas que las tiras reactivas. Con un par de gotas dejadas caer sobre el agua extraída del acuario (dependiendo del fabricante, puede que debamos añadir también una solución de polvos químicos para añadir precisión a la medición), esta cambiará de color y nos indicará el nivel del parámetro medido.
  • Medidores digitales: hay una gran variedad de medidores digitales en el mercado. Estos nos proporcionarán una lectura bastante acertada sobre los parámetros que midan, y su comodidad y rapidez de uso los convierte en una buena alternativa.

Dentro de los principales parámetros a medir y mantener controlados en el acuario, destacaríamos:

  • pH (potencial de hidrógeno)
  • GH (dureza permanente)
  • KH (dureza temporal)
  • Cloro (Cl2)
  • Dióxido de carbono (CO2)
  • Nitratos (NO3)
  • Nitritos (NO2)
  • Temperatura
  • Iluminación
  • Oxigenación
pH del agua

El pH del agua

La dureza del agua

Termometro digital acuario

La temperatura del agua

grava gruesa para Goldfish

El sustrato para los Goldfish

filtro mochila acuario

El filtro de acuario

Oxigenador acuario

El oxigenador de acuario

iluminación acuario

La iluminación del acuario

Las piedras del acuario

Los nitritos (NO2) y nitratos (NO3) en el acuario. ¿Cómo combatirlos?

Mantener controlados los nitritos (NO2) y los nitratos (NO3) es fundamental para el buen desarrollo de todo acuario, puesto que unos valores descontrolados en estos parámetros causará, con total seguridad, un deterioro progresivo en la salud de nuestros peces e invertebrados que finalmente desembocará en la muerte.

Estos agentes químicos surgen en general de toda aquella materia orgánica que empiece a descomponerse dentro de nuestro acuario, la cual afecta y altera los niveles de amoniaco en el agua:

  • Exceso de comida que se pierda por el fondo del acuario y empiece a descomponerse
  • Excrementos de los peces
  • Restos de plantas que empiecen a descomponerse
  • Medicamentos que usemos en nuestros Carassius auratus

Es muy importante que para que los niveles de estos contaminantes químicos estén regularizados, se complete el proceso de ciclado del acuario, como hemos visto más arriba. Esto permitirá establecer una colonia de bacterias beneficiosas que se alimentarán de estos residuos contaminantes, fomentando el conocido filtrado biológico.

Los niveles recomendados entre los que deberían oscilar son:

  • Nitritos (NO2): Idealmente, deberíamos reducirlos a 0, aunque podemos mantenerlos controlados entre 0 y 0,5 mg/litro. Si se supera dicho margen, éstos empezarán a convertirse en amoniaco, lo que resultará en el deterioro y la muerte de los peces y plantas.
  • Nitratos (NO3): Es imposible mantener los niveles de nitratos a 0, puesto que siempre va a haber alguna materia orgánica contaminando dentro del acuario, por lo que podremos mantenerlos controlados dentro de un rango entre 0 y 25 mg/litro. Si se sobrepasa dicho margen, los nitratos empezarán a convertirse en nitritos, así que mantener controlado el nivel de nitratos será fundamental para evitar la aparición de amoniaco.

Tenemos varias formas de medir los valores de los nitratos y nitritos: medidores digitales, tiras reactivas o test con gotas (más precisos que las tiras reactivas).

En caso de que los niveles de estos químicos se descontrolasen, y apareciesen enfermedades derivadas de una mala calidad del agua, como las venas rojizas en las aletas de nuestros Goldfish, deberíamos empezar a realizar cambios de agua del 40-50% cada 3 o 4 días, al mismo tiempo que medimos tras cada cambio los parámetros del agua. Repetiríamos el proceso hasta que los valores de estos parámetros del agua volviesen a estar controlados.

Para la iluminación del acuario, ¿nos guiamos por vatios o por lúmenes?

La gente suele referirse a la cantidad de luz que es capaz de emitir una fuente luminosa mediante los vatios. Por ejemplo: “esta lampara de 20 vatios emite una luz muy alta”. Pero esta expresión muy común y extendida, es errónea.

Los vatios hacen referencia al consumo eléctrico de la fuente luminosa, pero no a la cantidad de luz que esta aporta. Como norma general, a mayor potencia, mayor cantidad de luz podrá aportar, pero esta regla muchas veces no se cumple (vemos claros ejemplo con el avance de la tecnología, cuando bombillas con un menor consumo son capaces de ofrecer más luz).

Los lúmenes son la unidad oficial que mide la cantidad de luz emitida por una fuente luminosa. Aquí sí que no hay fallo, a más lúmenes, mayor cantidad de luz.

A la hora de adquirir la iluminación para nuestro acuario, preferiblemente nos guiaremos por los lúmenes que requieran los Goldfish y las plantas que tengamos en su interior. De todas formas, si no acabamos de entender las equivalencias o no vienen especificados los lúmenes en el producto, podremos guiarnos por los vatios.

iluminacion acuario

La colonia bacteriana: ¿qué es y cómo beneficia a nuestro acuario?

Se conoce como colonia bacteriana a todas aquellas bacterias beneficiosas que residen en las superfícies (principalmente porosas) de nuestro acuario. Suelen asentarse en las piedras, el sustrato y en los materiales para el filtrado biológico (dentro del filtro).

Estas bacterias son muy beneficiosas para el filtrado biológico y para mantener la calidad del agua. Es muy recomendable conseguir que se asienten antes de introducir a los Goldfish, para que puedan estar actuando desde el primer día que se generen restos biológicos (restos de comida, excrementos, hojas muertas, etc).

Para conseguir que la colonia bacteriana se asiente en nuestro acuario, empezaremos con el proceso de ciclado: deberemos montar el acuario tal y como queremos que quede y añadir el agua. Incorporaremos también un filtro capaz de ofrecer un sistema de filtrado biológico y el material filtrante (canutillos cerámicos o esferas de cuarzo sinterizado). Añadiremos las plantas para que vayan arraigando y adaptándose, y les ofreceremos la luz necesaria para su crecimiento. En resumen: se trata de mantener en funcionamiento el acuario pero sin añadir todavía los Goldfish.

Para saber si el proceso de ciclado ha terminado, deberemos mantener controlados los niveles de amoníaco y de nitritos; una vez ambos niveles se reduzcan a cero, podremos dar por concluido el proceso y considerar que las bacterias se encuentran a pleno rendimiento. Este proceso suele durar entre 30 y 40 días.

Existen productos que sirven para añadir bacterias vivas al acuario y potenciar la aparición de la colonia bacteriana. Con este método podemos ahorrarnos unas cuantas semanas de proceso.

El mantenimiento del acuario del Goldfish

Tanto si el mundo de los peces te gusta y sientes la necesidad de iniciarte, como si ya tienes experiencia, hay que admitir que mantener un acuario no es tarea fácil. Se deben de cumplir una serie de requisitos y condiciones en los parámetros del mismo, que muchas veces nos resultarán un auténtico desafío.

La calidad del agua es de vital importancia, para ello controlaremos de forma periódica los parámetros de esta, como el pH, la dureza, la temperatura, etc.

El equipamiento del acuario también es un aspecto vital, siendo casi imprescindible el uso del filtro y de un oxigenador. Otros elementos de apoyo, como los termómetros, los ventiladores y/o calentadores de acuario, conseguirán informarnos y mantener la temperatura a los niveles deseados. La iluminación juego un papel esencial en el desarrollo de las plantas y en la orientación del Goldfish.

En líneas generales, para el buen funcionamiento de un acuario se debe mantener un estricto control de todos los niveles de calidad del agua y la iluminación.

Mantener el acuario requiere un gasto económico mensual, tanto en consumo de electricidad como en la compra del material necesario para mantener la calidad del agua. También nos consumirá ciertas horas a la semana para el mantenimiento y el control de los parámetros de nuestro acuario. Antes de embarcarnos en el maravilloso viaje de mantener un acuario para los Goldfish, debemos ser conscientes de ello.

¿Con qué frecuencia se ha cambiar el agua del acuario del Goldfish?

El mantenimiento de un acuario es una tarea muy sencilla que no nos va a requerir demasiado tiempo. Es muy recomendable que adoptemos el hábito de realizar el cambio de agua de nuestro acuario una vez a la semana. De esta forma, garantizaremos que el sustrato esté limpio y la calidad del agua no se resienta por la acumulación de partículas nocivas.

Dependiendo de lo controlados que tengamos los parámetros, a veces se puede alargar unos días el mantenimiento del acuario.

Por ejemplo: hemos programado la rutina de realizar el mantenimiento del acuario los domingos, y uno de esos domingos realizamos una medición de parámetros y obtenemos unos valores óptimos. Es posible alargar un día o dos más (al lunes o martes) ese cambio de agua y la limpieza del sustrato, aunque no es recomendable que esto se convierta en una práctica habitual.

¿Cómo se realiza el cambio del agua?

Para retirar el agua de nuestro acuario, existen varios métodos y formas. Nuestra recomendación es que utilicéis un sifonador o un aspirador que sea capaz de retirar al mismo tiempo:

  • La suciedad acumulada en el sustrato
  • El agua que se aspire por la boca del aparato

Esta forma es muy efectiva y nos ahorra gran cantidad de trabajo, además de ser rápida y no tomarnos mucho tiempo. Iremos retirando la suciedad al mismo tiempo que el nivel del agua vaya bajando. Cuando detectemos que hemos retirado entre un 25-30% del volumen del acuario, será momento de ir terminando.

limpieza del acuario goldfish

Toda el agua y la suciedad deberemos desecharla en un cubo o recipiente, y podremos utilizarla para limpiar los elementos del acuario, como por ejemplo el filtro si está demasiado sucio.

Para introducir el agua que reemplace a la que hemos retirado, lo haremos de forma lenta y siempre controlada, evitando que cree una corriente excesiva para nuestros peces o que su fuerza llegue a remover el sustrato del fondo.

¿Qué agua debo usar para el acuario?

El agua que utilicemos en nuestro acuario es muy importante. El agua del grifo, aunque es muy fácil de conseguir, tiene la desventaja de que posee cloro. El cloro conseguiría matar a toda la colonia bacteriana que habitara en nuestro acuario.

Para evitar el cloro del agua del grifo, existen productos químicos que tras echarlos en el agua, consiguen eliminarlo de forma bastante eficiente. Otro método es dejar en reposo el agua del grifo en un cubo durante 24-48 horas; de esta forma el cloro se evaporará. También se puede dejar correr unos segundos el agua del grifo antes de recoger la que vayamos a utilizar en el acuario, ya que puede contener cobre disuelto proveniente de las tuberías.

Podemos utilizar agua mineral comprada en tiendas, libre de cloro y elementos nocivos para la vida, pero hay que tener en cuenta el coste que ello supondría.

El agua de lluvia también se puede utilizar, pero esta agua es muy blanda. Habría que asegurarnos de poder ofrecerles unos niveles de dureza adecuados a nuestros peces.

Echar un vistazo diario al estado del acuario

Si adquirimos el hábito de echar un vistazo rápido al acuario a diario, estaremos desarrollando, de forma casi inconsciente, un sistema de control/monitorización. ¿Qué tal están los peces? ¿Cómo está funcionando el filtro (observaremos su caudal)? ¿Qué tal se encuentran nuestras plantas?

En caso de detectar alguna anomalía, lo haremos de forma inmediata y podremos atajar el problema sin que se demore demasiado tiempo.

¡Compártelo y ayuda a otra gente!