Saltar al contenido

La dureza del agua

¿Qué es la dureza del agua?

La dureza del agua se traduce a la mineralización de esta, es decir, la concentración del minerales que hay disueltos en ella, y está directamente relacionada con el pH: aquella agua con bajos niveles de dureza tenderá a presentar unos niveles ácidos de pH; por el contrario, aquella con una dureza más alta tenderá a mantener unos niveles más altos de pH (alcalino).

La dureza se compone de dos conceptos:

  • La dureza permanente (GH): viene marcada por la presencia de iones de calcio y magnesio.
  • La dureza temporal (KH): viene marcad por la presencia de iones carbonato o bicarbonato.

¿Qué es el GH del agua (dureza permanente)?

La dureza permanente proviene de los iones calcio (Ca2+) y magnesio (Mg2+) disueltos en el agua, y está relacionada con los iones carbonato (CO32-) de la dureza temporal.

La disolución de las rocas provoca la aparición y el aumento progresivo de la dureza del agua. Así que tendremos que prestar atención al tipo de piedras y ornamentos que queramos incluir en nuestro acuario: piedras de calcio, mármol o corales irán contribuyendo a aumentar los niveles de GH. Por el contrario, las piedras volcánicas y de granito son perfectas para evitar el aumento de la dureza.

¿Cómo podemos saber si una piedra modificará la dureza del agua? Podemos dejar caer unas gotas de ácido diluido (o salfumán) sobre la roca. Si vemos una reacción espumosa, nos estará indicando que esa roca es calcárea e irá desgastándose con el tiempo, contribuyendo a aumentar la dureza. Si realizamos la prueba con agua fuerte, puede que también nos lo muestre en forma de pequeñas burbujas, pero este método es menos fiable.

¿Qué es el KH del agua (dureza temporal) y cómo está relacionada con el pH?

La dureza temporal proviene de la presencia de iones carbonato (CO32-) y bicarbonato (HCO32-) en el agua. Un agua con altos niveles de carbonatos es perfecta para mantener el pH estable, ya que estos absorberán las alteraciones del pH que puedan aparecer.

Un KH alto, comprendido entre 4-6º, nos ayudará a mantener el pH estable y dentro del rango ideal para nuestros Goldfish:

  • KH <2º: poca presencia de carbonato. Esto se traduce en un pH inestable, con cambios bruscos de agua ácida y alcalina.
  • KH 2-4º: presencia considerable de carbonato en el agua, lo que contribuirá a mantener el pH sobre 6-6,5 (levemente ácido).
  • KH 4-6º: presencia óptima de carbonato. Esto permitirá que el pH de nuestro acuario se estabilice entre 6,5-8 (el rango ideal para nuestros Goldfish)
  • KH superior a 6: demasiada presencia de carbonato en nuestro acuario, lo que conlleva a mantener unos niveles de pH superiores a 8 (demasiada alcalinidad).

Para aumentar el KH, podemos mezclar una solución aparte de agua y bicarbonato potásico. Se deben añadir 3 gramos de bicarbonato potásico cada 100 litros de agua para subir 1º el KH. Luego, deberemos añadir esta mezcla al acuario de forma lenta y progresiva (no de golpe) para evitar que el cambio brusco produzca estrés en nuestros Carassius auratus.

¿Cómo afecta la dureza del agua a nuestros Goldfish?

La dureza es un parámetro importante tanto para el buen estado del agua como para la salud de nuestros peces. Es muy importante medirla y mantenerla siempre dentro del rango ideal del Goldfish (alrededor de 12 ºdGH).

Si no mantenemos unos niveles saludables, la salud de nuestros peces se resentirá progresivamente, lo que conllevará la aparición de enfermedades y problemas en el desarrollo. Puede ser común la aparición de enfermedades que ataquen directamente a las branquias de los Goldfish.

¿Qué dureza necesitan los Goldfish?

Idealmente, deberemos acercarnos a los 12 ºdGH, ya que es el valor óptimo para el buen desarrollo de nuestros Goldfish.

Aunque la mayoría de los peces prefieren aguas blandas, el Goldfish es un pez resistente que nos lo demuestra prefiriendo aguas semiduras/duras.

¿Cómo medir la dureza del acuario?

Para medir la dureza de nuestro acuario, hay muchos tipos de tests y medidores digitales que podemos adquirir en las tiendas o en internet. Por ejemplo, los medidores de TDS nos medirán todas las sales disueltas en el agua de nuestro acuario: nos indicarán los carbonatos y bicarbonatos para saber el KH (dureza temporal) y los iones de calcio y magnesio para el GH (dureza permanente).

Los medidores reactivos cambiarán de color en función de la dureza del agua y nos mostrarán una lectura mas visual que deberemos interpretar en la escala de colores que suelen incorporar estos tests.

La dureza del agua se puede medir tanto en la escala francesa (TH), como en la alemana (DH). Es más habitual encontrarnos la escala alemana en DH:

GRADOS DHppm (partes por millón)Concepto
0-4 DH0-70 ppmAgua muy blanda
4-8 DH70-140 ppmAgua blanda
8-12 DH140-210 ppmAgua semidura
12-18 DH210-320 ppmAgua dura
18-30 DH320-530 ppmAgua muy dura
Más de 30Más de 530 ppmAgua extremadamente dura

Podemos interpretar los resultados obtenidos en ppm con miligramos por litro (mg/l).

¿Con qué frecuencia se ha de medir la dureza del agua?

Dada la importancia y el impacto que tiene este parámetro sobre nuestros Goldfish, deberemos medir la dureza del agua de forma periódica (como mínimo una vez por semana).

Mantener la dureza del agua de nuestro acuario es muy importante y necesario para el buen desarrollo de nuestros Goldfish y evitar la aparición de enfermedades, así que trataremos de evitar aquellos elementos que puedan desestabilizar los niveles de dureza (a no ser que los utilicemos de forma concienciada y para lograr un objetivo).

¿Cómo subir la dureza del acuario?

Una opción natural para subir la dureza del agua es introducir rocas calcáreas o corales en nuestro acuario, ya que estas piedras van disolviéndose de forma progresiva.

También podemos recurrir a añadir bicarbonato de sodio o productos comerciales compuestos por sales que ayudarán a subir el GH de nuestro acuario.

¿Cómo bajar la dureza del acuario?

Podemos cambiar el agua de nuestro acuario de forma frecuente, añadiendo agua de mineralización débil o tratada con osmosis reversa. Se trata de añadir agua con una dureza inferior a la del acuario. Por ejemplo: si mezclamos a partes iguales agua de dureza 15 con una de dureza 5, obtendremos un agua de dureza 7,5 aproximadamente.

El agua destilada, o el agua de lluvia, son dos aliados para conseguir un agua muy blanda con bajos niveles de GH. Pero si optamos por recoger agua de lluvia, hay que tener en cuenta los niveles de contaminación de la atmosfera: recomendamos que se empiece a recoger el agua de lluvia unos minutos después de que haya empezado a llover.

También podemos utilizar turba dentro del filtro, para que cuando el agua pase por el sistema de filtrado vaya adquiriendo las propiedades de la turba y rebajando el GH.

Los ablandadores de agua y los productos comerciales también pueden ayudar a rebajar la dureza del agua.

¡Compártelo y ayuda a otra gente!