Saltar al contenido

Hexamitiasis

Síntomas de la Hexamitiasis

La Hexamitiasis, o “enfermedad de los hoyos”, viene provocada por la acción del protozoo flagelado llamado Hexamita. En la mayoría de casos, este parásito no generará problemas para el Goldfish, pero en situaciones de estrés o desajustes en su entorno donde el sistema inmunológico del pez se vea alterado, puede que empiece a afectar a su salud.

hexamitiasis

Esta enfermedad es conocida vulgarmente como “la enfermedad de los hoyos”, pero no es hasta que está en una avanzada fase cuando estos son visibles. Los primeros síntomas que podremos observar y pueden indicarnos que se trate de Hexamitiasis, son:

  • Pérdida de apetito y comportamiento apático (puede que los veamos escondidos y recluidos)
  • Delgadez en la zona ventral del pez
  • Heces pálidas y con aspecto gelatinoso
  • Oscurecimiento general de la coloración del pez
  • Manchas blancas visibles en el cuerpo del pez
  • Daños en aletas y/o línea lateral
  • Natación errática

En una fase avanzada, podremos observar a un pez con delgadez muy pronunciada y hoyos (úlceras) en su cabeza, debido a la destrucción de su musculatura. Es posible que de estos hoyos rezume sustancia líquida, con aspecto gelatinoso.

La Hexamitiasis puede tener consecuencias mortales si no se trata a tiempo.

¿Cómo afecta el protozoo Hexamita al Goldfish?

Este parásito suele activarse y empezar a actuar en situaciones donde el sistema inmunológico del pez se encuentra debilitado. Empezará a causar infecciones en el sistema y órganos digestivos del pez (desplazándose y propagándose a través del sistema circulatorio), inflamándolos y produciendo la aparición de mucosa y sangre en su interior.

Entre los órganos afectados más comunes, vemos: la vesícula, el hígado, los riñones, el páncreas, etc. Se trata de un parásito peligroso que se multiplica y propaga con facilidad dentro del organismo de nuestros peces.

La salud del Carassius auratus irá minando poco a poco, y se dejarán ver los primeros síntomas de la enfermedad. Es bastante común confundir esta enfermedad con otras que incluyan síntomas parecidos; es en su fase avanzada cuando podemos observar los hoyos y confirmar que se trata de Hexamitiasis. El tiempo es fundamental, por lo que no deberemos demorarnos en verificar la enfermedad para empezar con el tratamiento.

Causas de la Hexamitiasis

La principal causa de que estos protozoos lleguen a los intestinos de los peces, es mediante la ingesta de alimentos en estado vivo que sean portadores. Este protozoo puede ser bastante común, y quizás nunca llegue a activarse dentro del sistema digestivo del Goldfish, pero son las situaciones que debilitan el sistema inmunológico del pez las que consiguen activarlo y favorecen su propagación:

  • Estrés del pez
  • Una mala alimentación
  • Una mala calidad del agua
  • Cambios bruscos de temperatura
  • Etc.

A fin de evitar esta enfermedad en la medida de lo posible, se ha de limpiar muy bien el alimento vivo y fresco antes de ofrecérselo a nuestros Goldfish y monitorizar constantemente su salud y la calidad del agua.

hexamitiasis

Tratamiento para la Hexamitiasis

Es importante saber que no hay un tratamiento verificado que sea totalmente eficaz para curar esta enfermedad, por lo que la consulta a un experto es altamente recomendable.

Generalmente, se suele tratar a los peces afectados en el acuario de cuarentena (muy importante a fin de evitar propagaciones y contagios a otros peces sanos) con los siguientes medicamentos antiparasitarios:

  • Metronidazol
  • Dimetridazol

Estos medicamentos se han de disolver en el agua y proporcionar baños repetidos a los peces afectados. Dependiendo de la fase en la que se encuentre la enfermedad, su efectividad puede variar considerablemente. En general, si se trata al Goldfish en una fase primeriza-media de la enfermedad, suelen tener éxito y consiguen eliminar a estos molestos parásitos.

Paralelamente, es muy recomendable tratar a los peces afectados con medicamentos bactericidas o antibióticos, para eliminar las posibles infecciones bacterianas que pueda haber causado el protozoo. Para ello, podemos utilizar:

  • Ácido Oxolínico
  • Nifurpirinol

Es importante seguir las indicaciones de los medicamentos y retirar el carbón activo del filtro para que éste no anule su efecto. Una vez se haya finalizado el tratamiento, se debe introducir el carbón activo y se realizar cambios periódicos de agua (entre el 30-40%) cada 2 o 3 días para eliminar los restos de medicamentos todavía presentes en el agua.

Este tratamiento puede tomar entre una y un par de semanas para curar totalmente al pez.

Aviso antes de empezar el tratamiento

Importante: esta web es meramente informativa y aunque muestre los remedios y tratamientos aceptados y utilizados comúnmente, siempre recomendamos que acudas a un veterinario o a una tienda de animales especializada en peces, para que valoren la situación del Goldfish y obtengas una segunda opinión (puedes grabar un vídeo o realizar fotografías para mostrárselas).

En el proceso de curación del Goldfish influyen diversas variantes, como la fase en la que se encuentre la enfermedad o la genética del pez. Desgraciadamente, no todos logran superar la enfermedad.

¡Compártelo y ayuda a otra gente!